De La Buena Muerte al mundo entero

  • : mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/apj/apj.org.pe/includes/database.mysql.inc on line 70.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/apj/apj.org.pe/includes/unicode.inc on line 291.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/apj/apj.org.pe/includes/unicode.inc on line 291.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/apj/apj.org.pe/includes/unicode.inc on line 291.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/apj/apj.org.pe/includes/unicode.inc on line 291.

Fuimos en busca del testimonio del hijo de quien fuera uno de los impulsores de la cocina nikkei, Minoru Kunigami. Encontramos a Rafael, uno de los 14 hijos en el mostrador de su restaurante La Buena Muerte, ubicado en la Santa Catalina, en el distrito de La Victoria.

El local principal y representativo se encuentra ubicado en el Jirón Paruro del centro de Lima. Recuerda que su padre fue hijo de inmigrantes japoneses que nació en Chancay, pero regresó casado del Japón para seguir su vida en el Perú.

Confiesa que a su padre siempre le gustó la cocina, por eso es que aquí aprendió un poco de comida criolla. Pero realmente cómo fue el proceso de La Buena Muerte, dicen que primero fue una bodega pequeña pero hoy es uno de los restaurantes más reconocidos del medio.

"Mi papá tenía una bodega al estilo antiguo pero a media cuadra quedaba la imprenta de los militares que a veces iban a tomarse unas cervezas. Un día le pidieron a mi papá un piqueo. Mi papá les sacó choritos a la chalaca, después un chilcanito. Les daba ciertos piqueitos. Un día le pidieron ceviche. Mucha gente veía eso y también le pedía", expresa.

"Luego alquiló un local al costado para hacer el restaurante y cerró la bodega. Empezó así como jugando desde finales del 1959. Somos 14 hijos, todos hemos pasado desde chicos en algún momento por el restaurante. Yo he estado desde los 6 años. Es un negocio familiar", manifiesta Rafael recordando que en esos tiempos casi no habían cevicherías como sí las hay ahora.

"Mi padre cocinaba. A un plato criollo le echaba ingredientes japoneses, hay muchos platos que él creó. Era el toque oriental que él ponía. Él siempre fue un japonés muy criollo. Había mucha gente que venía y él les cocinaba. Tanto así que cuando venían a repetir no se acordaba lo que les había dado. Improvisaba bastante (risas)".

Explica que el principal plato que creó su padre y que fue exitoso fue el kamaboko, empezó a gustar a la gente porque le puso pejerrey enrollado con relleno además con queso y pimienta, algo nunca antes visto.

"Con el pasar de los años, empezó a sacar nuevos platos. Le echaba miso a muchos platos, le cambió la cara al sudado criollo. Hizo su propio filete de arroz y pescado".

Revela que cocinan el ceviche de forma distinta. "El ceviche lo hacemos más natural. No le echamos nada de condimentos, mi papá decía que mientras más se sienta el pescado es mejor", puntualiza.