buy cialis

Monumentos y sitios históricos | Asociación Peruano Japonesa



Monumentos y sitios históricos

Para la colectividad peruano japonesa, algunos lugares y monumentos tienen un profundo significado histórico, ya que recogen parte de esa identidad nikkei que se sigue construyendo con los años.

A continuación, algunos de esos sitios que han marcado hitos en los anales de la historia de la inmigración japonesa al Perú.

Monumento a Manco Cápac

mancocapacEn 1921, las diferentes comunidades de extranjeros en el país se sumaron a las celebraciones por el centenario de la independencia del Perú. Así, la Sociedad Central Japonesa acordó donar un monumento a Manco Cápac, por ser un emblema que acercaba al Perú y al Japón al ser considerado el antiguo Inca como “Hijo del Sol”, concepto también presente en la cultura japonesa.

Se encargó la monumental obra al escultor David Lozano y en 1922 se efectuó la ceremonia de inicio de la obra, que estuvo ubicada en el cruce de las avenidas Grau y Santa Teresa, a la que después se llamaría avenida Manco Cápac. Luego, la obra sería trasladada a su ubicación actual.

Pero Manco Cápac tendría que esperar aún algunos años más... Una serie de contratiempos y el incumplimiento del contrato por parte del escultor demoraron la obra, que finalmente fue inaugurada el 5 de abril de 1926.

piscinaPiscina olímpica

Con motivo del 400° aniversario de la fundación de la ciudad de Lima, la colonia japonesa obsequió una piscina olímpica. Ésta fue inaugurada en 1935 y funcionó por espacio 15 años. Fue posteriormente destruida para construir en dicho terreno el actual Estadio Nacional.

Jardín Japonés Jardín japonés
En 1974, año en que se celebraron cien años de relaciones entre Perú y Japón, la Sociedad Central Japonesa (hoy Asociación Peruano Japonesa) donó a ciudad de Lima el Jardín Japonés. Se inauguró el 25 de marzo de 1974 y se construyó dentro del Parque de la Exposición.


templo jionji
Templo Jionji
El templo Jionji está ubicado en la ciudad de Cañete, al sur de Lima, y fue inaugurado el 9 de octubre de 1977. Este templo budista es visitado por la colectividad peruano japonesa durante las celebraciones de Ohigan y Obon (ritos budistas en los cuales se honra la memoria de los ancestros).

Además de ser un lugar de culto y oración se guardan ahí varios ihai (tablas de madera en donde se escribe el nombre de un ser querido ya fallecido).


Monumento en Cerro Azul
cerro azulComo parte de las actividades por el centenario de la inmigración japonesa al Perú se realizó la remodelación del monumento en el puerto de Cerro Azul, al sur de Lima, lugar en el que desembarcó el último contingente del primer grupo de inmigrantes japoneses, el 3 de abril de 1899.

Este monumento, con hileras de columnas que simbolizan a los pioneros y sus descendientes, marca también el camino que señala la ubicación del muelle original y que además evoca los primeros pasos que dieron los pioneros al arribar al Perú. La inauguración de este monumento se realizó el 12 de diciembre de 1999.


Puente de la Amistad Peruano JaponesaPuente de la Amistad Peruano Japonesa
El 29 de mayo de 1999 se inauguró en el Campo de Marte de Lima el Monumento Conmemorativo del Centenario de la Inmigración Japonesa al Perú. Consiste en un puente que simboliza el lazo de amistad entre el Perú y Japón y que tiene como característica particular tener grabados los nombres de los 790 ciudadanos japoneses que iniciaron la inmigración al Perú.

Cementerio San Nicolás
Cementerio San NicolasEl cementerio San Nicolás en el pueblo de Supe, provincia de Barranca (al norte de Lima), fue construido en 1907 con el fin brindar un última morada a los primeros inmigrantes japoneses que partieron de su tierra natal en busca de un futuro mejor.

Al ingresar a este camposanto, que es considerado el cementerio japonés más hermoso de América, se observan las tumbas con inscripciones en idioma japonés. Éstas están localizadas en distintos niveles de una manera que se asemejan a los andenes incaicos.

En la parte alta del cementerio se ubica un mausoleo con la inscripción (en japonés y castellano): “No olvides la tumba de tus ascendientes”.

cementerio ParamongaCementerio Paramonga
La existencia de este cementerio es posible gracias a la dedicación del Sr. Denji Santiago Enomoto quien al enterarse de las malas condiciones del antiguo cementerio japonés de la hacienda Paramonga, en la provincia de Barranca, al norte de Lima, toma la decisión de darles un digno descanso a sus compatriotas.

Después de conseguir un terreno nuevo para este camposanto, el señor Enomoto, con la ayuda de otros issei, asume la tarea de desenterrar, trasladar e identificar los restos de varios ciudadanos japoneses hasta el actual cementerio de Paramonga. En el mausoleo ubicado en la parte central del cementerio reposan los restos de 164 inmigrantes que no pudieron ser identificados.

cementerio casa blancaCementerio de Casa Blanca
Ubicado en la provincia de Cañete, al sur de Lima, este cementerio japonés guarda los restos de los primeros inmigrantes que trabajaron en las haciendas de Santa Bárbara, La Quebrada y Casa Blanca. Caracterizado por una gran cruz en cuya base se hayan inscripciones sobre los primeros issei, en este camposanto se encuentran también las tumbas y nichos de la colectividad nikkei cañetana.

Cada año, la comunidad peruano japonesa visita este cementerio con motivo de las festividades de Ohigan y Obon. 

 cementerio san vicente

Cementerio de San Vicente
En el cementerio general de San Vicente en Cañete reposan también los restos de nuestros primeros inmigrantes que vivieron en esa localidad.

Allí, en la cruz que simboliza el recuerdo hacia los pioneros, se realiza cada año una romería con motivo de las festividades de Ohigan y Obon, congregando a la colectividad nikkei, que rinde así homenaje a sus ancestros.