Antecedentes

El inicio de las migraciones en Japón

antecedentesDurante la era Meiji (1868 - 1912), el Japón inició un período de expansión y modernización que tenía como objetivo convertirlo en un país moderno y a la par de otras potencias mundiales.

Para lograrlo, se incrementó el proceso de industrialización del país, se decretó la obligatoriedad de la enseñanza, gracias a lo cual el Japón se convirtió en la nación asiática con menor índice de analfabetismo. Otra medida importante fue que se prohibieron las prácticas abortivas y de infanticidio de recién nacidos, comunes sobre todo en la población rural.

Sin embargo, estas nuevas medidas no fueron beneficiosas para los campesinos, ya que tenían que pagar altos impuestos por sus tierras, lo que causó que muchos las perdieran. Además, la importación de máquinas agrícolas de occidente hizo que la presencia del campesino no fuera indispensable.

Esta situación, sumada a la superpoblación que sufría Japón, originó que el gobierno incentivara la migración como una manera de combatir el desempleo y de lograr mejores condiciones de vida para los ciudadanos que permanecían en el país, gracias a las remesas de dinero que recibían los parientes de los migrantes.

Los japoneses que partían al extranjero en busca de un mejor futuro provenían en su mayoría del campo, donde la actividad principal era la agricultura y en donde las industrias estaban poco desarrolladas. En cambio, el número de inmigrantes procedentes de las zonas industrializadas de Japón fue mucho menor.


Primera migración de japoneses al extranjero

Hasta antes del inicio de la era Meiji, es decir durante el Shogunato (gobierno militar) Tokugawa, viajar al extranjero era para los ciudadanos japoneses un delito castigado con la muerte, por lo que sólo la migración interna había sido permitida.

Sin embargo, la apertura que caracterizó este período permitió que en 1868 se realizara la primera migración al exterior, cuando 148 japoneses viajaron a la isla de Hawai, en Estados Unidos, para trabajar en las haciendas azucareras.

Se iniciaba así un proceso que se extendería hasta inicios del siglo XX, y en el que miles de japoneses dejaron su tierra natal para labrarse un mejor porvenir.